miércoles, 16 de diciembre de 2015

El efecto mariposa


Todo el mundo está comunicado por unas invisibles líneas de fuerza que hace que, efectivamente, una mariposa bata las alas en Asia y provoque lluvias torrenciales en Méjico. Naturalmente este es un ejemplo llevado a su último extremo.

Paro la vida diaria nos da ejemplo de que este efecto está más presente en la vida diaria de lo que creemos. Y si no, veamos un par de ejemplos, ustedes, seguramente, encontrarán muchos más.

Mi amigo Federico es feo, pero no feo de poco agraciado, es feo, feo. Tan feo que los perros cruzan al otro lado de la acera cuando lo ven.

Por si fuera poco tampoco tiene otras virtudes como pueden ser la inteligencia o la gracia trianera, no, es soso y bobo. En fin, un dechado de virtudes. Eso si, es bueno como el solo.

El pobre no ha conseguido que ninguna mujer, aunque tuviera muy pocas aspiraciones, le diera la más mínima posibilidad, y ya estaba decidido a pasar el resto de su vida soltero y entero.

Pero hace un mes que es el soltero mas solicitado y por mozas impresionantes. ¿Qué ha pasado?, ¿se ha operado?, ¿ha hecho un curso de cultura acelerado?, ¿ha encontrado un mágico perfume de feromonas?... no, ninguno de los amigos podemos explicarnos esta mágica transformación porque nada en su vida ha cambiado como para provocarla. Es el efecto mariposa, le han tocado un millón de euros en el bonoloto y se ha transformado en una belleza. ¡Impresionante!.

Otro caso más espectacular es el de mi amigo Eusebio. Ha sido un hombre afortunado. Ha trabajado mucho pero ha logrado tener un matrimonio feliz, unos buenos hijos, un estupendo pasar económico, etc...

De repente y por circunstancias que no vienen al caso y de las que no es responsable, su economía se ve mermada de la noche a la mañana, no como para ponerse a llorar, simplemente que de ganar el solo una considerable cantidad, pasaría a necesitar la ayuda familiar mientras se recuperara la situación. Como ven no hay ninguna causa para lo que sucede a continuación.

Mi amigo ha pasado a ser un marido insoportable, su mujer le ha confesado que nunca lo ha querido, los hijos han pasado de todo, se ha divorciado y vive solo con la sola visita de los amigos.

No lo entiendo. El efecto mariposa es terrible. Puede hacer llover a kilómetros o cambiar el corazón de las personas.

Voy a proponer unas tesis sobre este efecto aunque no consigo recrearlo en los chimpancés, insistiré en las ratas que creo que serán mejores para este estudio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puede dejar un comentario