martes, 15 de diciembre de 2015

Fanático versus ambicioso


¿Quien es más peligroso, un ambicioso o un fanático?.

Yo creo que, por poco, le gana el fanático al ambicioso.

Por supuesto también tendriamos que diferenciar la ambición sana a la enfermiza, pero el fanático nunca es para bien.

El ambicioso necesita del fanático para que de la cara, pero el fanático no necesita de nadie si exceptuamos al enemigo al que odiar. Será fanático de cualquier idea que se haya enquistado en su mente enferma.

¿Como podríamos descubrir a un fanático?.

Yo creo que, como en todas las cosas, hay diversos grados, pero poco más o menos la cosa puede ir por estos derroteros.


  1. El fanático no se pregunta ¿por que?. Los buenos son buenos y los malos malos y todos los buenos son buenos y todos los malos son malos. Esto el fanático no lo reconocerá nunca.
  2. El fanático intentará hablar de grupos y no de personas. Por ejemplo dirá IU, PP, PSOE, Españoles, Franceses, rojos, comunistas, fascistas, fachas, etc. Dirá siempre frases que tiendan a agrupar a personas que no piensen como el en un grupo homogéneo.
  3. El fanático estará siempre buscando motivos para odiar a los que no piensan como el y ensalzará cualquier cosa que apoye sus ideas. Un repaso por Facebook nos muestra esto con mucha claridad.
  4. El fanático tenderá a modificar la historia a su conveniencia y la adelantará o atrasará según convenga a su mente enfermiza. Actualmente lo vemos muy claro con gente que sigue odiando a alguien que murió hace ya más de 30 años y que muchos ni conocieron. Otros harán retroceder la historia hasta Al Andalus, otros, en su momento, nos hacían creer que Valencia la conquisto El Cid y otros pueden retroceder hasta la creación del mundo.
  5. El fanático solo ve en una dirección y todos los que no opinan como el están equivocados y lo hacen por maldad. Es difícil entender que en el caso de la política una mitad de la población sea mala y esté equivocada y la otra sean ángeles caídos del cielo y tienen la solución para todo por su mente maravillosa que hará que estemos en un mundo que manará leche y miel. Eso si, después, cuando se imponga la realidad, será por la mala intención del contrario.
  6. El fanático no dará soluciones, es un buen político y se limitará a criticar al contrario y nunca jamás le reconocerá aciertos.
  7. El fanático intentará cambiar la sociedad a su modo de pensar y llegado el caso, no dudaría en matar.


Llegado este punto voy a contar una pequeña historia sacada de un cómic.

Es un planeta en que la mitad son enanos rojos y la otra enanos azules.

Se odian a muerte y no paran en sus guerras.

Estafadores galacticos deciden sacar provecho de esta idiotez supina y esparcen en la atmósfera del planeta un liquido que los pinta a todos de verde.

Al no reconocer a su enemigo los fanáticos enanos no saben que hacer con sus vidas. ¿Si no reconocen a su enemigo, a quien van a odiar?.

Es el momento esperado por los estafadores que llevan millones de camisetas rojas y azules para que las compren los enanos y distingan a su maldito enemigo.

Verdaderamente... si solo viéramos a personas, sin ningún tipo de etiquetas, ¿leeríamos las idioteces que se ponen en facebook, se dicen en la tele o simplemente escuchas en conversaciones?. Pero los ambiciosos se valen de estas pobres mentes que no conocen la palabra "por que" y posiblemente no hayan leído un libro en su vida.


El fanatismo es la única forma de voluntad que puede ser inculcada a los tontos y a los tímidos.
Friedrich Nietzsche

Artículos


El fanatismo enquista en el cerebro de los idiotas y, lo mismo que el drogadicto necesita la droga, el fanático necesita a su enemigo sin el que la vida no tendría sentido.
Tomándolo con buen humor les contaré que se está muriendo un hincha del Madrid y le pide a su hijo que lo de de baja y lo haga del Barcelona. Pero papa, dice el hijo, tu toda la vida del Madrid y ahora te vas a hacer del Barcelona. Si hijo, contesta el padre, no quiero que se muera un madridista, para morirse que se muera uno del Barcelona.
Sea político, deportista, artista o un simple ciudadano, ¿que sería del fanático sin su enemigo?. (Vean El enemigo necesario)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puede dejar un comentario